En construcción. Perdone las molestias

AddThis Social Bookmark Button

En construcciión. Perdone las molestias

AddThis Social Bookmark Button

EL GAS RADÓN

Es un gas radiactivo de origen natural que procede de la desintegración del uranio presente en las rocas y el suelo, siendo responsable de miles de muertes por cáncer de pulmón en Europa cada año. No tiene color ni olor, no irrita los ojos tampoco produce dolores de cabeza, es el carcinógeno ambiental más importante conocido, tras el humo del tabaco.

Radon-Entry-Diagram-Workplace-660x424El radón (Rn) es un gas radiactivo de origen natural, incoloro, inodoro, insípido y con una alta densidad, soluble en agua y otros líquidos y considerado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Concretamente, el principal efecto adverso derivado de la inhalación de radón y sus productos de desintegración, es el cáncer de pulmón. La OMS,  la IARC y la EPA , clasifica el radón como carcinógeno del Grupo 1 y del Grupo A, respectivamente.

En la composición de la corteza terrestre uno de los participantes es el uranio-238 que de forma natural , se transforma en radio-226 y a su vez, puede convertirse en el gas radón-222 , estos por sí mismo y por sus productos de desintegración de vida corta, proporciona una cierta dosis de radiación. Por tanto, el gas radón se produce de un modo natural, en pequeñas cantidades, no solo en el suelo, sino incluso en los propios materiales de construcción. Pasa por emanación a la atmósfera, desde donde puede ser inhalado en concentraciones que lógicamente son mayores en lugares cerrados e interiores de viviendas que en el exterior, donde se diluye tanto que deja de constituir un peligro.

Se puede encontrar en cualquier lugar de España y se filtra en las viviendas a través del suelo y cualquier fisura de los sótanos pudiendo acumularse en sitios cerrados y pocos ventilados, (grietas, juntas, cámaras, espacios como forjados sanitarios, huecos en las instalaciones, etc.ramon-22

El mayor riesgo de exposición se encuentra en las propias viviendas debido a la gran parte de tiempo que pasamos en ellas.

Puede haber problemas en cualquier vivienda cualquiera que sea su antigüedad, estanqueidad o con sótano o sin él.

 Pese a las reiteradas demandas de los científicos sobre la necesidad de tomar medidas para prevenir este riesgo, las administraciones han hecho hasta ahora caso omiso, de forma que no hay ninguna norma que obligue a que las casas construidas en zonas de riesgo cuenten con las adecuadas medidas de protección para cerrar el paso del radón al interior de los inmuebles.

 

    

 

   RECOMENDACIONES PARA UN HOGAR SALUDABLE

  • Ventilar la casa a diario para evitar la acumulación de elementos perjudiciales en el aire.
  • No fumar en el interior de las casas, sobre todo en presencia de niños. En caso contrario, ventilar luego la habitación.
  •  Si la casa es de vieja construcción y hay materiales potencialmente perjudiciales, no homologados, intentar renovarlos poco a poco.
  • Evitar la utilización de espacios habitados en los sótanos y mantenerlos siempre bien ventilados.
  • Es preferible beber agua embotellada. Si se opta por agua del grifo, dejar reposar un poco al aire antes de beber.
  • Ventilar los baños después de la ducha.
  • Desconectar el móvil por la noche o bien mantenerlo a una distancia prudencial.
  • Apagar el wifi por la noche.
  • Hacer un uso prudencial de la chimenea y ventilar después la casa

 

 

Según el comité científico de las Naciones Unidas sobre los efectos de la radiación atómica (UNSCEAR), el radón es la fuente de radiación más importante a la que está expuesto el público en general, contribuyendo un 43% de la dosis total

Croquis

 

si fuma si no fuma

Fuente: Agencia de Protección Ambiental de EEUU

 

AddThis Social Bookmark Button

Electromagnetismo murcia apantallamiento

LA CONTAMINACION QUE NO SE VE

Debido al gran avance de la tecnología, sobre todo de las comunicaciones, se han multiplicado las emisiones de ondas electromagnéticas.

AddThis Social Bookmark Button

Leer más: Electromagnetismo